EMPRESA Y DISEÑO DE PRODUCTO

Como diseñadores de producto tenemos el inherente convencimiento de que toda empresa, desde una multinacional hasta una PYME familiar, a fin de ganar ventaja competitiva respecto a sus competidores, crecer y evolucionar, necesita invertir en diseño industrial e innovación. Por desgracia, en el tejido empresarial nacional y las personas encargadas de dirigir y decidir, esto es muy diferente (por el momento).

9 julio 2016 by LÚCID DESIGN AGENCY

back
empresas y diseño de producto

Nos encontramos a diario con la constante necesidad de instruir y enseñar a los directivos de las empresas cuán importante es renovarse e innovar. Como muy bien manifiesta la conocida cita “innovar o morir”, si una empresa no dedica esfuerzos y recursos a hacer una regeneración constante de sus productos o servicios, está prácticamente condenada a subsistir hasta que su competencia le vaya comiendo terreno, la vaya devorando lentamente, para finalmente terminar desapareciendo y cayendo en el olvido en el peor de los casos. Y no queremos que se nos tilde de catastrofistas, pero es un hecho que se repite año tras año en el mapa empresarial mundial. Por citar un par de ejemplos, véase los casos de empresas Nokia y Kodak. Ambas siguen activas pero sus casos nos vienen muy bien para describir a lo que nos estamos refiriendo.

empresas y diseño de producto

La finlandesa Nokia, hacia finales de los años 90, era la empresa líder de telefonía móvil. Este hecho produjo un relajamiento en la búsqueda de las nuevas necesidades que surgirían en la sociedad y en sus usuarios en un futuro próximo y esto, sumado a la toma de decisiones erróneas, hicieron que sus competidores les ganaran terreno y los acabaran relegando a un papel totalmente secundario en el panorama actual.

empresas y diseño de producto

Con respecto a la estadounidense Kodak, el caso es aún más curioso. En los años 90, gozaba de un 70% de la porción de mercado mundial en venta de máquinas de fotografiar y carretes fotográficos. Lo que no sabían es que hacía años que empezaron a cavar su propia tumba. Y es que el descenso de Kodak se debe a la aparición de las cámaras digitales pero lo que mucha gente no conoce es que, precisamente, fue Kodak quien en 1976 diseñó y produjo la primera máquina digital. Este es el claro ejemplo de cómo siendo referente de mercado e innovación, no se puede dar el trabajo por hecho en ningún momento ni pensar que todo vendrá rodado como hasta ahora. Hay que estar en estado de alerta constante, con los cinco sentidos, a fin de identificar y aprovechar las nuevas oportunidades que se ponen al alcance. Pero por encima de todo, hay que invertir en diseño, innovación e I + D.

empresas y diseño de producto

Y fíjense que hablamos constantemente de invertir y no gastar. Aquí es donde radica la clave de todo. La gran mayoría de empresarios interpretan el hecho de introducir el diseño de producto en el día a día de su organización como un gasto a final de año. Nada más lejos de la realidad. Incorporar diseño dentro de la filosofía de una empresa maximiza las posibilidades de que los productos se diferencien del resto y por tanto, se tengan muchas más posibilidades de convertirse en referente dentro de un sector y aumentar beneficios. El hecho de invertir en diseño es sinónimo de retorno en la mayoría de casos. Así es como muchas de las compañías productoras de potencias económicas mundiales, como por ejemplo Alemania, EEUU o el Reino Unido, son a día de hoy pioneras y son punteras en innovación, ventas y liderazgo.

empresas y diseño de producto

Un ejemplo claro que hace referencia a lo que estamos argumentando es la empresa Lékué, que pasó de ser una empresa que producía productos de silicona para terceros a facturar 28 millones de euros y vender en más de 40 países. Este cambio se empezó a forjar en 2005 cuando la nueva dirección de la empresa hizo una apuesta firme por el diseño y la innovación. Y este giro en la manera de enfocar el desarrollo de los nuevos productos fue el detonante que hizo que la empresa fuera reconocida a nivel mundial como uno de líderes más potentes en accesorios de cocina.

empresas y diseño de producto

Actualmente, hay dos factores que pueden hacer a una empresa entrar en un mercado y consolidarse. Precio o valor añadido, ambas válidas. La combinación de ambas parece un reto complicado, aunque en algunos casos se ha logrado con éxito. Puestos a escoger una, nosotros nos decantamos sin lugar a dudas por la segunda. La primera es mucho más arriesgada. Se convive con el peligro constante de que alguien desarrolle un producto con las mismas prestaciones y a un mejor precio. Por el contrario, si se apuesta por la diferenciación y el valor añadido, la situación de un producto en un mercado es muy estable y fiable, fuera de la guerra de precios, ya que se ofrece algo que nadie más tiene. Así pues, lo que queremos es alentar a las empresas a hacer un cambio de estrategia y apostar por la innovación, por el diseño y por la diferenciación. Es la única manera de crear una marca reconocida que goce de buena salud y de estabilidad.

REFLEXIONES, NOVEDADES Y DISEÑO

DESCUBRIR MÁS

Noticias relacionadas